El mensaje

El mensaje del Santo Cura de Ars para hoy, se resume en algunos puntos

Statue 2 pers

Retour Sommaire

Hombre de oración

Largos momentos delante del tabernáculo, una verdadera intimidad con Dios, un abandono total a su voluntad, un rostro transfigurado… son otros tantos elementos que tocaban a aquéllos que lo encontraba y dejaban percibir la profundidad de su vida de oración y de su unión con Dios. Fueron su gran alegría y el ambiente de una verdadera amistad con Dios : "Os amo, Dios mio, y mi solo deseo es de amaros hasta el último suspiro de mi vida". Una amistad que supone una reciprocidad, como dos pedazos de cera, precisaba el P. Vianney, que una vez fundidos no pueden ya separarse ; así es nuestra alma con Dios cuando rezamos…

Retour Sommaire

La Eucaristía celebrada y adorada, corazón de todo

« Está ahí », exclamaba el Santo Cura mirando al tabernáculo. Hombre de la Eucaristía, celebrada y adorada ; “no hay nada de más grande que el Eucaristía" decía. Lo que quizás más lo tocaba era constatar que su Dios estaba presente en el tabernáculo, para nosostros : "¡Nos espera ! ." La conciencia de la presencia real de Dios en el Santísimo Sacramento fue quizás una de sus más grandes gracias y una de sus más grandes alegrías. Ofrecer Dios a los hombres y los hombres a Dios, el sacrificio eucarístico se convirtió muy pronto para él en el corazón de su jornada y de su pastoral.

Retour Sommaire

Preocupado por la salvación de los hombres

Es quizás lo que mejor resume lo que fue la presencia del Santo Curaa durante sus 41 años de permanencia en Ars. Preocupado por su propia salvación y la de los demás, y muy especialmente la de aquéllos que venían a él o que tenía a su cargo. En cuanto párroco, “Dios me pedirá cuentas", decía. Que cada uno pueda gustar la alegría de conocer a Dios y de amarlo, y de saber que Él lo ama… en eso trabaja sin descanso el P. Vianney.

Retour Sommaire

Mártir del confesionario

A partir de 1830 miles de personas vendrán a Ars para confesarse con él, más de 100 000 el último año de su vida… hasta 17 horas por día permanecía clavado a su confesionario para reconciliar a los hombres con Dios y entre ellos, el Cura de Ars es un verdadero mártir del confesionario, subrayaba Juan Pablo II. Subyugado por el amor de Dios, maravillado ante de la vocación del hombre, consideraba una locura el querer ser separado de Dios. Quería que cada uno fue libre para poder gustar el amor de Dios.

Retour Sommaire

En el corazón de su parroquia, un hombre social,

“No se sabe cuánto ha hecho el santo Cura como obra social" dice uno de sus biógrafos. Viendo en cada uno de sus hermanos presente al Señor, no se dará tregua para socorrerlos, ayudarlos, aliviar los sufrimientos o las heridas, permitir que cada fuera libre y feliz. Orfanato, escuelas, atención a los más pobre y a los enfermos, infatigable constructor,… nada le escapa. Acompaña a las familias y trata de protegerlas de todo lo que puede destruirlas (alcohol, violencia, egoísmo…). En el corazón de su pueblo, tiene en cuenta al hombre en todas sus dimensiones (humana, espiritual, social).

Retour Sommaire

Patrón de todos los párrocos del mundo

Beatificato en 1905, será declarado el mismo año, el 12 de abril, patrono de los sacerdotes de Francia por san Pío X. En 1929, cuatro años después de su canonización, el Papa Pío XI lo declarará "patrono de todos los párrocos del munido". El Papa Juan Pablo II no dirá otra cosa recordando por tres veces, que "el Cura de Ars sigue siendo para todos los países un modelo sin igual, a la vez del cumplimiento del ministerio y de la santidad del ministro" "¡Oh que el sacerdote es algo grande ! " exclamaba Juan María Vianney, pues puede ofrecer Dios a los hombres y los hombres a Dios ; es el testigo de la ternura del Padre hacia cada uno y el artesano de su salvación. El Cura de Ars, es nuestro hermano mayor en el sacerdocio, al lado de quien cada sacerdote del mundo puede venir a confiar su ministerio o su vida sacerdotal.

Retour Sommaire

Una llamada universal a la santidad

“Te enseñaré el camino del Cielo" había contestado al pastorcillo que le mostró el camino de Ars, es decir, te ayudaré a convertirte en un santo. "Allí donde los santos pasan, Dios pasa con ellos”, precisará él más tarde. Por último, invita cada uno a dejarse santificar en este mundo por Dios, a tomar los medios para esta unión con Dios aquí en la tierra, y por la eternidad.

Retour Sommaire